5 términos para entender tu contrato de arrendamiento

De la A a la Z, es cierto que muchas veces, como inquilinos buscando un hogar por primera vez, toda la cuestión de los contratos y partes legales que debemos firmar nos puede causar algo de confusión, y es normal, pero porque para todo hay una primera vez y puede que en esta ocasión sea la tuya rentando, hemos preparado un blog con todos los términos y cuestiones que debes identificar y entender tu contrato de arrendamiento.

La importancia de este papelito es tan grande que no es algo que puedas dejar para otro día, no perdamos más el tiempo y comencemos a entender qué hay en esas letras chiquitas y oraciones rebuscadas.

¿Quién firma el contrato?

Para entender tu contrato de arrendamiento hay dos figuras que debes identificar perfectamente, el arrendador y el arrendatario –tú-. El contrato va firmado por ambos, esa firma es un “sí” legal que comprueba que los dos estaban al tanto de los deberes y obligaciones de cada uno, así como procedimientos de pago, monto de la renta y más.

Inmueble

Esta es otra palabra que verás
mucho entre líneas, es el concepto que hace alusión al objeto del trato
comercial, en este caso el departamento, casa o propiedad por la cual estás
interesad@.

👉 Pros y contras de contratar un agente inmobiliario

Fiador

Esta parte también es común,
el fiador es aquella persona que bajo conocimiento se hará responsable en caso
de que no puedas pagar la mensualidad.

Esqueleto de un contrato

Todo documento que acredite un
convenio de renta debe contener algunos puntos esenciales que le dan
estructura, a continuación te mencionamos algunos.

  • Nombres del arrendador y
    arrendatario
  • Ubicación del inmueble
  • Descripción detallada de la
    casa, las instalaciones y accesorios con que cuenta para el uso habitacional;
    así como el estado en el que se encuentran
  • El monto de la renta
  • La cantidad  de los meses
    de renta del depósito en garantía (de 1 a 3 meses)
  • La fecha en la que terminará
    el contrato (generalmente un año)
  • Firma de los interesados

Clausulas adicionales

Reparaciones y mantenimiento: Este es un punto que puedes ver o no en el contrato, pero es recomendable que sí lo contenga, si el tuyo no cuenta con este apartado, habla con tu arrendador. Aquí se especifica quién se hará cargo de los desperfectos del espacio a rentar, en el caso de que tú, como inquilino tengas que hacer arreglos puede establecer que se haga un descuento en tu depósito por el monto de las reparaciones.

  • Permiso para mascotas: Si tienes peludos debes dejarlo bien en claro y hacer mención de esto en tu contrato, esta cláusula es importante, así evitarás dimes y diretes de si había permiso o no de tener mascotas en el inmueble.
  • Modificaciones: Si quieres llegar a modificar algo en el inmueble es necesario que se lo hagas saber al propietario, evita problemas y asegúrate de tener el permiso de llevarlo a cabo.
  • Número de habitantes: Hay contratos en los que se estipula cuántas personas pueden compartir el espacio a rentar.
  • Pago de suministros: ¿Pagaras la luz, agua y demás servicios tú? O este precio viene incluido en la mensualidad, asegúrate de dejarlo bien claro en el contrato.
  • Uso comercial del inmueble: Si pensabas en rentar una propiedad para montar tu oficina freelance, antes de comenzar a buscar muebles y personal, debes preguntar al arrendador si esto es posible.
  • Término de contrato: Si quisieras terminar tu contrato, hay varias cosas que debes tomar en cuenta, la primera, debes de avisar al propietario 30 días antes, además deberás cubrir una cuota de condonación por cancelación de convenio.
  • Aval: En algunos casos se solicita un aval, lo que quiere decir, conseguir a una persona que responda económicamente por ti. Un segundo seguro viviente que le dará “calma” al arrendador por recibir la renta puntualmente.
  • Renovación de contrato: ¿Cuándo harás tu renovación de contrato? Independientemente de que tu respuesta sea sí o no, establecer una fecha en el contrato es esencial tanto para ti como para la persona que te renta.

Ahora sí, a firmar. Si estás conforme con todos los puntos que mencionamos arriba y comprendes tus obligaciones y derechos como inquilino, es momento de decidir si quieres estar en este nuevo espacio o no, pero eso sí, todo con conocimientos certeros de en qué es en lo que te estás metiendo.

Artículos relacionados

Seguro de arrendamiento: Un escudo para tus rentas

Conoce nowo, el seguro digital para contratos de arrendamiento El proceso de arrendamiento es un trato. Como en cualquier trato las partes involucradas lo que esperan, es que todo lo pactado se cumpla al pie de la letra. Caseros, inquilinos e inmobiliarias tienen sus propios procesos para garantizar que esto suceda así. Sin embargo, siempre […]

Leer más
El Inquilino Ideal es un Inquilino Empoderado

¿Existe un inquilino ideal? En el año pasado, cientos de caseros se enfrentaron a una misma situación. Los inquilinos tuvieron problemas para pagar el alquiler, abandonaron el inmueble por complicaciones de pago, o directamente tuvieron que negociar porque no pueden pagar. Esta situación puso en jaque a varios arrendadores, algunos de ellos ya lograron encontrar […]

Leer más
Desalojo de Inquilinos en México

El desalojo de inquilinos en México es una realidad que, muchos arrendadores y arrendatarios, deben enfrentar día a día. ¡Checa estos datos!

Leer más